Respuesta de Fátima Aburto (VicePresidenta de la Comisión de Sanidad) a la Carta a la Ministra Y el Manifiesto de la Profesión Enfermera.

Estimado Foro de Enfermería

 

       No puedo estar más de acuerdo con su manifiesto. Aunque soy médica, toda mi vida profesional (25 años) he trabajado en equipo con enfermería, simplemente porque es la única forma de alcanzar calidad.

        Desconozco las circunstancias que han concurrido en la reunión con la Ministra y estoy recabando información, aunque en estas fechas no es fácil. En cualquier caso me gustaría saber porqué no promocionan un liderazgo de representación mas acorde a todas sus legítimas aspiraciones. Tengo la impresión que eso es lo que ha ocurrido en el Consejo médico, donde ahora existe un acuerdo mucho más actual que hace bien poco. Espero que tengan la posibilidad de alcanzarlo igualmente y comprendo que mientras quieran conformas foros diferentes.

      En todo caso, repito, comparto totalmente sus planteamientos y quedo a su disposición

Un cordial saludo

Fátima Aburto

Vicepresidenta de la Comisión de Sanidad

Difusión del Manifiesto y de la Carta Abierta

               El Vicepresidente del Foro, Antonio J. Valenzuela, ha hecho entrega hoy del Manifiesto y la Carta Abierta del Foro de la Profesión Enfermera a Gaspar Llamazares, en Torres (Jaén) aprovechando la asistencia de ambos a los cursos de verano que allí se celebran.

        Gaspar Llamazares ostenta el cargo de Presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados.

Carta abierta a la Ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad

Vigo, 26 de julio de 2011.

            Señora Ministra: El día 11 de julio suscribió usted un Acuerdo con la profesión médica sobre el fortalecimiento del sistema sanitario. Decimos con la profesión médica porque ese Acuerdo lo suscribieron cinco organizaciones profesionales que representan a la mayoría de los estamentos médicos: organización colegial, sindicato, decanos, sociedades científicas y estudiantes.

            Ocho días después, el día 19 de julio, usted firmó un Acuerdo de similares contenidos sobre enfermería, pero en vez de acordarlo con nosotros, la profesión enfermera, optó por hacerlo únicamente con el Consejo General de Enfermería, ya verá que no es lo mismo. Puede usted mirar las fotos de ambos eventos y comprobar la gran diferencia existente, se llama pluralismo. Pudiendo hacerlo con todos los estamentos de la profesión enfermera, como hizo con los médicos, ¿porqué decidió menospreciar a nuestra profesión, tomando como único firmante al Presidente en funciones del Consejo General de Enfermería? ¿Realmente cree usted que no es necesario hablar, negociar y llegar a acuerdos con otros estamentos enfermeros, como sí hizo con los médicos? ¿Realmente cree usted que lo que no sea el Consejo General de Enfermería no existe como Enfermería y no hay que tomarlo en cuenta? Díganos por qué, qué diferencia hay entre ambas profesiones a este respecto.

            Es posible, incluso bastante probable, que antes de firmar este Acuerdo usted se hubiera formado una idea muy equivocada sobre el elevado valor que supone la enfermería para el Sistema Nacional de Salud. Es posible, incluso es lo más probable, que jamás se haya reunido personalmente con ningún alto cargo o miembro de su staff enfermero. Y, lo que es más doloroso y esperamos que no sea así, lo más probable es que no haya ningún alto cargo o miembro de su staff que sea enfermero. ¿Tiene usted algún cargo de confianza, de esos que asisten a su Consejo de Dirección, que sea enfermero y aporte la voz de la enfermería? Denos una buena noticia y diga que sí, por favor.

            Si no está al tanto de lo que a continuación vamos a informarle, tiene usted un problema con sus cargos de confianza y debería solucionarlo.

            En primer lugar, la profesión enfermera española es plural: está conformada, desde un punto de vista corporativo, además de por la organización colegial, por un sindicato profesional, que se llama Sindicato de Enfermería-Satse; por la Conferencia Nacional de Directores de Centros Universitarios de Enfermería; por la Unión Española de Sociedades Científicas de Enfermería; y por la Asociación Estatal de Estudiantes de Enfermería, entre otras asociaciones (como la nuestra, por ejemplo). Es decir, que la enfermería posee un “músculo organizativo” perfectamente asimilable al de la Profesión Médica con la que usted llegó a su pluralista Acuerdo. ¿Por qué nos ha ninguneado al resto de la profesión enfermera en beneficio de un único agente corporativo al firmar su acuerdo sobre enfermería?

            Lo que resulta aún más chocante es que, como se deduce de su actuación, no se haya preguntado el porqué de esta soledad del Presidente en funciones del Consejo General de Enfermería, que desde luego ha debido llamarle la atención, aunque sólo sea por contraste con la foto de una semana antes. ¿Ninguna otra organización quiere ir con él? ¿O es que él no deja que nadie le robe una mínima fracción de protagonismo? ¿O es que no quiere testigos porque hay realidades que no le gustaría que se destaparan? Un poco de todo, pero lo que no es admisible es que un Ministerio de todos sirva a los intereses de unos pocos. Si todo esto le resulta nuevo y quiere detalles, no tiene más que pedirlos.

            En segundo lugar, el Consejo General de Enfermería con el que firmó el Acuerdo sólo se representa a sí mismo y a los sectores más reaccionarios de la profesión. A nadie más. El intrincado sistema electoral que maquinaron sus Estatutos Generales de 2001, podrá usted observar que se trata de un complejo sistema clientelar que hace muy difícil, casi imposible, revocar un mandato que se perpetúa desde hace 24 años.

            En tercer lugar, el Presidente de hecho con el cual firmó usted el Acuerdo no lo es de derecho, ya que una Sentencia de la Sala Tercera del Tribunal Supremo, de 3 de noviembre de 2010, le declaró inelegible para el cargo por no reunir el requisito legal básico de reunir 15 años de ejercicio como enfermero. Aunque la Sección Octava del TSJM, en un incomprensible auto de Ejecución de Sentencia, se dio por satisfecho con una nueva convocatoria electoral a pesar de que el Sr. González Jurado sigue sin reunir el requisito de legalidad citado, dicho Auto ha sido recurrido y sin duda el recurso prosperará ya que el TSJM ha incumplido claramente el mandato de la sentencia del Supremo.

            Y, en cuarto lugar, es lamentable que firme usted un Acuerdo sobre Enfermería con alguien que no es enfermero. El señor González Jurado NUNCA ha ejercido nuestra profesión, como acredita con rotundidad la citada Sentencia del Tribunal Supremo: “Como ya hemos expuesto, son cosas distintas poseer la titulación académica que habilita para el ejercicio posterior de una profesión, e incluso para ejercer la función docente de la misma, y otra cosa bien diferente es el ejercicio profesional, es decir el ejercicio de la profesión, para el cual se precisan de modo instrumental los conocimientos adquiridos que se ponen en práctica con el desempeño de la profesión”. Por tanto, ha firmado usted un acuerdo que afecta a todas las enfermeras y enfermeros con un Podólogo y Profesor universitario, no con un enfermero. A pesar de su ilegitimidad, el Sr. González Jurado mantiene un férreo control de la organización colegial basado en un sistema clientelar que ha “expulsado” de hecho de la comunidad corporativa a colegios tan importantes como los de Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, Pontevedra o Badajoz.

            Señora Pajín: O no le han informado bien, y por tanto tienen un serio problema con sus asesores y cargos de confianza, o están menospreciando conscientemente al conjunto de la profesión enfermera. Nosotros nos sentimos así y estamos muy decepcionados con su actitud.

            En todo caso, esperamos su contestación y quedamos a su plena disposición para aportar la información que precise y para colaborar en todo aquello que redunde en beneficio de la enfermería, lo que equivale a decir en beneficio del Sistema Nacional de Salud y de nuestros pacientes.

            Un saludo.

 Liliane Bettremieux Toyos

Presidenta del Foro de la Profesión Enfermera

www.foroenfermeria.es

 

#cargosenfermer: lobbies, tribus y visibilidad de la Enfermería

Trás esta publicación del Cecova y participar en este debate en twitter , y preguntando concretamente:
¿En cuantas comunidades puede un enfermero acceder a una dirección de ZB o distrito?

Hoy era el día para la publicación de las opiniones en los blogs :

Carepuntocero: ¿Tú de qué tribu eres?. Al hilo de #cargosdenfermer@s ,
La comisión gestora: La enfermeria se descarga,
Cuidando.es: Hoy no hablaremos de Gestión Enfermera,
Cuadernillo d@ enfermeir@: Cargos y políticas
HomoSanitarius: A por ellos que son pocos y cobardes!
La enfermería frente al Espejo: #cargosenfermeros y tribus
ENFERMERA 2.0: la mirada enfermera: #cargosdeenfermer@s …en el SAS
Tablón en Blanco. Comunidad Enfermera: #cargosenfermer: lobbies, tribus y visibilidad de la Enfermería

Me iba a poner a repasar la legislación de cada comunidad sobre requisitos de acceso a cargos directivos y San Google me dio una respuesta más fácil… LEY DEL TRABAJO DE LA ENFERMERA(O)

Citar
Artículo 9.- Derechos
La Enfermera(o) tiene derecho a:
a) Acceder a cargos de dirección y gerencia en igualdad de condiciones que los demás profesionales de salud y similares en instituciones públicas y privadas.
b) Ocupar cargos correspondientes a la estructura orgánica de la carrera de Enfermería.

Tan fácil como eso: accede por igualdad, capacidad y mérito… en igualdad de condiciones que los demás profesionales de salud
Claro que España tenemos un problema: ¿quien valora eso?… que no sea un político elegido a dedo, que ha sido elegido a dedo por otro elegido a dedo???

Citar
LA SOSTENIBILIDAD DEL SISTEMA NACIONAL DE SALUD.
ANALISIS DE LA SITUACION  Y PROPUESTAS PARA ASEGURARLA. Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública. Junio de 2011

Politización de la gestión
El sistema está sometido a una fuerte politización que hace que los cargos de gestión y directivos sean de libre designación y decididos básicamente por afinidad política y/o personal. Se produce por lo tanto con frecuencia el acceso a cargos de gestión de personas sin o con baja cualificación. Este proceso favorece la búsqueda del apoyo político y no del buen funcionamiento de los centros y potencia el gerencialismo y la falta de participación profesional. Hay además una tendencia a imponer este sistema de nombramientos por afinidad a toda la cadena (en enfermería es prácticamente la norma y cada vez más frecuente en los cargos médicos). El resultado de este proceso es la desconfianza, la desmotivación y la falta de colaboración de un sector mayoritario de los profesionales

¿Y que ley nos ampara en este tema?: La LOPS
Que nos define así:
Citar
Enfermeros: corresponde a los Diplomados universitarios en Enfermería la dirección, evaluación y prestación de los cuidados de Enfermería orientados a la promoción, mantenimiento y recuperación de la salud, así como a la prevención de enfermedades y discapacidades.

Y dice esto sobre trabajo en equipos multidisciplinares…

Citar
Artículo 9. Relaciones interprofesionales y trabajo en equipo.

1. La atención sanitaria integral supone la cooperación multidisciplinaria, la integración de los procesos y la continuidad asistencial, y evita el fraccionamiento y la simple superposición entre procesos asistenciales atendidos por distintos titulados o especialistas.

2. El equipo de profesionales es la unidad básica en la que se estructuran de forma uni o multiprofesional e interdisciplinar los profesionales y demás personal de las organizaciones asistenciales para realizar efectiva y eficientemente los servicios que les son requeridos.

3. Cuando una actuación sanitaria se realice por un equipo de profesionales, se articulará de forma jerarquizada o colegiada, en su caso, atendiendo a los criterios de conocimientos y competencia, y en su caso al de titulación, de los profesionales que integran el equipo, en función de la actividad concreta a desarrollar, de la confianza y conocimiento recíproco de las capacidades de sus miembros, y de los principios de accesibilidad y continuidad asistencial de las personas atendidas.

4. Dentro de un equipo de profesionales, será posible la delegación de actuaciones, siempre y cuando estén previamente establecidas dentro del equipo las condiciones conforme a las cuales dicha delegación o distribución de actuaciones pueda producirse.

Condición necesaria para la delegación o distribución del trabajo es la capacidad para realizarlo por parte de quien recibe la delegación, capacidad que deberá ser objetivable, siempre que fuere posible, con la oportuna acreditación.

5. Los equipos de profesionales, una vez constituidos y aprobados en el seno de organizaciones o instituciones sanitarias serán reconocidos y apoyados y sus actuaciones facilitadas, por los órganos directivos y gestores de las mismas. Los centros e instituciones serán responsables de la capacidad de los profesionales para realizar una correcta actuación en las tareas y funciones que les sean encomendadas en el proceso de distribución del trabajo en equipo.

Y ya está… paramos de contar…

Las nuevas preguntas son:

¿Deberíamos desarrollar estos puntos de la LOPS hasta conseguir una Ley Estatal profesional Enfermera tipo la ley enfermera Peruana en vez de dejarlo de mano de las comunidades autónomas y sus particulares visiones de nuestra profesión???

¿Quienes deberían plantear esta Ley?

¿Debemos exigir a quien nos represente en las altas instituciones y debates políticos que nos atañen estén libres de “conflicto de intereses”?

Registro del Foro de la Profesión Enfermera: ¿Quiénes somos? ¿Qué queremos? ¿Cómo lo hacemos?

El día 17 de Junio de 2011 llevamos a cabo, en el Registro de Asociaciones del Ministerio del Interior, los trámites iniciales para el reconocimiento del “Foro de la Profesión Enfermera” como Asociación sin ánimo de lucro al amparo de la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, y normas complementarias, con personalidad jurídica propia y plena capacidad de obrar.

El Foro surge como culminación de seis meses de trabajo en los que unidos por una misma motivación y tratando de hacer converger los discursos encontrados  entre profesionales enfermeros asistenciales de distintos ámbitos, demarcaciones, niveles asistenciales y servicios sanitarios de todo el territorio nacional, coincidimos en ese espacio virtual que la Red nos ofertaba a través de Blogs, Foros, Webs, Listas de Distribución, Redes Sociales y alojamientos donde hicimos posible el unir esfuerzos y planteamientos coincidiendo en la necesidad de hacernos oír como una única voz consensuada y a partir de esos conatos de individualismo reivindicativo.

Nuestra presencia en diversas jornadas y encuentros ha favorecido que nos motivemos a dar el paso:

Somos enfermeras asistenciales como tú. Desarrollamos nuestro trabajo día a día al lado del paciente. Y es por ello por lo que sentimos y sabemos de este entorno.

Queremos mantener intacta nuestra independencia, por encima del resto de Asociaciones, Administraciones, Partidos políticos, Sindicatos, Organizaciones Colegiales, etc. Sin cuestionar el respeto debido al resto de la estructura representativa de las enfermeras de este país, entendemos que se nos debe escuchar y que debemos ser tenidos en cuenta ahora como grupo, ofreciendo al resto un espacio de consenso en que reorientar actitudes y formas, salvando definitivamente las anquilosadas maneras que tanto daño y bajo tan pobres argumentos representativos, hasta este momento, descubrimos en muchos de los focos de este variopinto espectro.

Únete a nosotros: Asóciate. Entre todos podemos alzar la voz y provocar que las cuestiones sean reorientadas y el que “El Foro” sea un instrumento auténticamente democrático, vertebrador de tantas voces hasta ahora calladas.

Difunde la existencia de este Foro de la Profesión Enfermera y de su manifiesto. Invita a compañeros a unirse a nosotros. En todos y en nuestra actitud se encuentra el mayor activo de la Asociación, que no será otra cosa que lo que queramos que sea. Aporta tus ideas: Esta vez no caerán en saco roto.

 

 

 

 

Cartel Para difundir:


 

 

 

 

Manifiesto del Foro de la Profesión Enfermera

Manifiesto en formato doc para imprimir y difundir.

Manifiesto del Foro de la Profesión Enfermera: Por el futuro de la enfermería española

 

  • Somos más de 40 millones en todo el mundo, unas 230.000 en España, lo cual nos convierte en el colectivo profesional titulado cuantitativamente más importante, del mundo y también de España. Pero, además de los aspectos cuantitativos, están los cualitativos: nosotras, las enfermeras y enfermeros asistenciales, somos el sistema nervioso central de los servicios sanitarios, ya que nos encargamos de mantener sus constantes y funciones vitales 24 horas al día, 365 días al año.

 

  • Somos el único colectivo profesional que está presente de manera significativa en todos los ámbitos donde se desarrollan los servicios y políticas de salud, desarrollando nuestra labor, tanto asistencial como docente, gestora e investigadora: no hablamos sólo de centros sanitarios y sociosanitarios, sino también de servicios sociales; centros educativos; empresas; hogares; cárceles; grupos de autoayuda; ONG; organismos de cooperación internacional; conflictos armados e intervenciones humanitarias internacionales…

 

  • Nuestra profesión es tan antigua como la propia humanidad, que siempre tuvo una gran dependencia de las cuidadoras y parteras. Desde entonces y durante siglos, nos hemos ido adaptando a los cambiantes contextos sociales hasta que hace siglo y medio comenzamos un largo y complicado camino de profesionalización al servicio de las necesidades sociales y sanitarias que siempre pensamos que conllevaría un merecido reconocimiento social que nunca ha existido en realidad.

 

  • Sí se ha reconocido nuestra entrega, nuestra compasión y empatía, nuestra disponibilidad permanente para realizar muchas de las tareas más abnegadas que se enmarcan en los cuidados enfermeros. Siempre se nos ha contemplado casi únicamente a través de esos componentes más “humanistas”, de los que por cierto estamos muy orgullosas, pero nunca se nos ha mirado como lo que realmente somos: una profesión cualificada, universitaria desde hace 35 años, cuyas disciplinas, competencias y prácticas se basan en el método científico y en el profesionalismo y no en la intuición, el voluntarismo y la tradición. Sin embargo, muchos ciudadanos y no pocos médicos y responsables sanitarios piensan que, en realidad, nuestras funciones las podría realizar cualquiera con mucha vocación, bastante capacidad de entrega, una cierta destreza manual y un poco de cultura sanitaria general, debido a la predominancia de un sistema de salud médico-centrista.

 

  • En buena medida ha sido culpa de la propia profesión enfermera. Al fuerte empujón que supusieron los años ochenta para nosotras, para nuestro desarrollo e identidad profesionales, le han seguido 20 años de ostracismo, de silencio, de invisibilidad absoluta. Incluso cuando, en los últimos cinco o seis años, han tenido lugar algunos modestos pero innegables avances legislativos (grado y especialidades), la interpretación más generalizada es que se ha tratado de concesiones poco comprometedoras a la enfermería y no de desarrollos encaminados a facilitar a las enfermeras un mejor desarrollo de sus nuevas competencias y funciones. Y, lamentablemente, no les falta parte de razón porque habiendo nuevos desarrollos normativos no hay en realidad nuevas competencias ni funciones que se hayan globalizado para el conjunto de la profesión.

 

  • ¿Cómo es posible que desde hace casi 15 años estemos formando a enfermeras especialistas en salud mental sin que 15 de los 17 servicios de salud hayan creado las correspondientes plazas de enfermera especialista en salud mental, abocando a la frustración a cientos de profesionales que han dedicado dos años adicionales a formarse como enfermeras especialistas? ¿Cómo es posible que hoy en día la mayoría de las comunidades autónomas convoquen plazas de Formación Sanitaria Especializada para las otras especialidades enfermeras desarrolladas, pero no creen los correspondientes puestos de trabajo de enfermera especialista? ¿Cómo es posible que no sepamos a estas alturas cuál será el campo para las enfermeras de cuidados  generales, tras la implantación final de todas las especialidades? ¿Cómo se explica el paso atrás que representó el anodino marco legal estatal de la “prescripción enfermera” con respecto al decreto andaluz? ¿A qué se debe la infrarrepresentación de la enfermería en las estructuras política y técnicas de tomas de decisiones sanitarias?

 

  • Básicamente, todo ello se explica por el servilismo de nuestra representación corporativa, no sabemos si más desinteresada o incapaz a la hora de defender a la profesión a la que dicen representar. Y por la dejación inexcusable de los servicios de salud y muy en especial del Ministerio de Sanidad: el hecho de que tenga como interlocutor a una representación colegial absolutamente servil y sumisa no es excusa para que dejemos de denunciar su falta de compromiso con nuestro desarrollo profesional. Una falta de compromiso, por cierto, que juega en nuestra contra, pero más aún en contra de las necesidades y carencias del Sistema Nacional de Salud.

 

  • El desarrollo académico y profesional al que ahora accedemos: Grado, Máster, Doctorado y Especialidades, sugiere necesariamente que la enfermería titulada tiene que mejorar sus desarrollos competenciales, sus capacidades funcionales, sus ámbitos de ejercicio profesional autónomo y su afianzamiento en la toma de decisiones en ámbitos compartidos con otros profesionales. De otra manera, no tendría sentido el coste que dicha ampliación supondrá, no sólo para los propios estudiantes en dinero y tiempo, sino, sobre todo, para el contribuyente que la financia en buena medida, máxime en un  contexto de crisis del gasto público.

 

  • Sin embargo, el desarrollo de la enfermería española, aunque ha sido muy exigente, también ha sido desigual: mientras que en algunos servicios de salud la enfermería aún tendrá que crecer “horizontalmente” hasta alinearse con los más más avanzados, en aquéllos con estrategias de desarrollo en cuidados enfermeros con mejor visión de futuro ya no parece posible crecer horizontalmente, desarrollando nuevas competencias y funciones propiamente enfermeras, lo que significa que sólo es posible crecer “verticalmente”, asumiendo dentro de un nuevo marco competencial funciones y tareas que tradicionalmente han venido desempeñando otras profesiones. Eso sí, siempre desde una visión profesional específicamente enfermera, lo cual aportará sin duda valor añadido a los procesos asistenciales en los que se encuadren.

 

  • Ello significa que antes o después, por mucho que las autoridades sanitarias se hagan los ciegos y los sordos, los mapas competenciales tradicionales van a tener que ser revisados y también, por tanto, las aportaciones de todas y cada una de las profesiones que estamos implicadas en el desarrollo de los servicios públicos de salud. Ni los desequilibrios en los mapas competenciales autonómicos y en sus dotaciones de recursos humanos, ni la masificación de los servicios de atención primaria, ni los problemas de sostenibilidad financiera, ni las serias amenazas de quiebra del profesionalismo como eje vertebrador de las conductas profesionales, por exponer sólo algunos de los graves problemas de nuestro Sistema Nacional de Salud, podrán ser resueltos si no se repiensa por completo el sistema y muy especialmente, como hemos dicho antes, en el ámbito de las aportaciones de las diversas profesiones sanitarias, muy relevantemente la medicina y la enfermería.

 

  • Todos estos procesos suponen al tiempo amenazas y oportunidades para nuestra profesión; en ellos se juega su futuro, su apuesta por convertirse en una profesión capaz de trabajar de igual a igual con el resto de los profesionales. Y todo ello depende básicamente de dos cosas: de un liderazgo visionario, capaz de estudiar y analizar el presente para intentar ganar el futuro, y de unas bases profesionales cohesionadas, con la suficiente autoestima y seguridad como para ser capaces de estar muy presentes durante los procesos de cambio que se abran y, en general, en todos los procesos de toma de decisiones en materia de política sanitaria.

 

  • Por eso, quienes firmamos este manifiesto no nos sentimos representados en absoluto por quienes dicen representar a toda una profesión, presentándose como su salvaguarda ética y deontológica; es más, pensamos que a día de hoy constituyen el peor de los problemas, y eso que son muchos, que aquejan a nuestra querida profesión, especialmente por su falta absoluta de liderazgo en torno a directrices académicas, profesionales y legales consensuadas por la profesión, predominando, por el contrario, una política de sumisión al poder político. Hemos, por tanto, puesto en marcha un movimiento que persigue prioritariamente una profunda regeneración moral de nuestras instituciones corporativas y un recambio generacional e intelectual que permita cambiar unas élites profesionales que carecen por completo de las capacidades morales e intelectuales necesarias para reconocer, proponer y liderar los nuevos escenarios de futuro para nuestra profesión y para ser capaz de negociar un nuevo pacto social, político y moral con la sociedad, los reguladores políticos y las otras profesiones sanitarias.

 

Acabamos este manifiesto con cuatro mensajes muy claros:

 

  • El primero es para el poder político y las administraciones sanitarias: La enfermería constituye hoy en día el principal activo de unos sistemas públicos de salud sostenibles y de calidad guiados por un nuevo profesionalismo ético que la enfermería representa hoy en día como ninguna otra profesión. Si quieren garantizar el futuro de los servicios públicos de salud sólo pueden  hacerlo de la mano de más de 200.000 enfermeras motivadas y que sienten que se reconoce de manera efectiva su excepcional aportación a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

 

  • El segundo es para la profesión médica: Este manifiesto no representa una amenaza más que para las actitudes y conductas más arcaicas y apolilladas dentro de su profesión. La enfermería del siglo XXI va a trabajar mano a mano con la medicina en una posición, ni dependiente ni independiente, sino interdependiente. Somos dos profesiones tituladas facultativas; las enfermeras tenemos que atender todas las necesidades básicas de nuestros pacientes, entre ellas las derivadas de los tratamientos médicos, concretadas, como no podría ser de otra manera, por los médicos. Pero ello no significa que la enfermería sea básicamente un recurso médico más que se limita a garantizar la continuidad de los cuidados. La enfermería es una disciplina científica, como la medicina, coincidentes ambas en unos mismos entornos asistenciales, pero con unos ámbitos de aplicación especializados que sólo pueden ser llevados a cabo por personal de enfermería cualificado a través de un método científico y el juicio clínico, desarrollado todo ello a través de un proceso: el Proceso Enfermero.

 

  • El tercero es para el resto de los agentes profesionales enfermeros, es decir, los colegios provinciales no alineados, los sindicatos de enfermería, las sociedades y asociaciones científicas, la blogosfera sanitaria, etc: Ha llegado el momento de decidir entre cambio y continuidad, entre pasado y futuro, sin que sea posible ampararse en una supuesta neutralidad sindical o científica. La situación de nuestra profesión no es buena, pero puede llegar a ser mucho peor y por eso ahora ya toca ir más allá de declaraciones retóricas y dar un paso al frente en defensa de nuestros valores profesionales. A aquel lado o a éste, ya no hay puntos neutrales, las élites enfermeras tendrán que definirse definitivamente frente a las bases profesionales y decidir si quieren formar parte del viejo orden o de los nuevos escenarios.

 

  • Y el cuarto y más importante, como no podía ser menos, es para la sociedad y para nuestros pacientes: Las enfermeras queremos que toméis conciencia de que somos profesionales titulados y competentes que queremos y sabemos hacer compatibles la ciencia y la humanidad, nuestros conocimientos con nuestra dedicación. No nos basta con que reconozcáis nuestra entrega y vocación de ayuda, necesitamos el reconocimiento social que creemos merecer como una profesión moderna y capacitada, para acabar con esta ingrata invisibilidad social en la que siempre nos hemos tenido que mover. Cualquier profesión necesita que se le reconozcan sus aportaciones, porque esta y no otra es la verdadera base de la motivación y sólo una enfermería verdaderamente motivada puede garantizar el mejor nivel de calidad y calidez de los cuidados enfermeros.

 

 

  • Quienes nos adherimos a este  manifiesto lo hacemos con orgullo de pertenecer a nuestra profesión y con seguridad y confianza en que estas ideas y propuestas pueden ser compartidas por la inmensa mayor parte de nuestras compañeras y compañeros. Sabemos que el tiempo de las quejas en voz baja ha pasado y que ya es el momento de una verdadera movilización surgida desde nosotras mismas, la enfermería asistencial, y no desde unas u otras élites o intereses.

 

Madrid, 16 de junio de 2011

 

Firmar Manifiesto

 

Tu nombre y apellidos(obligatorio)

DNI (obligatorio)

Tu email (obligatorio)