Manifiesto

Manifiesto en formato doc para imprimir y difundir.

Manifiesto del Foro de la Profesión Enfermera: Por el futuro de la enfermería española

 

  • Somos más de 40 millones en todo el mundo, unas 230.000 en España, lo cual nos convierte en el colectivo profesional titulado cuantitativamente más importante, del mundo y también de España. Pero, además de los aspectos cuantitativos, están los cualitativos: nosotras, las enfermeras y enfermeros asistenciales, somos el sistema nervioso central de los servicios sanitarios, ya que nos encargamos de mantener sus constantes y funciones vitales 24 horas al día, 365 días al año.

 

  • Somos el único colectivo profesional que está presente de manera significativa en todos los ámbitos donde se desarrollan los servicios y políticas de salud, desarrollando nuestra labor, tanto asistencial como docente, gestora e investigadora: no hablamos sólo de centros sanitarios y sociosanitarios, sino también de servicios sociales; centros educativos; empresas; hogares; cárceles; grupos de autoayuda; ONG; organismos de cooperación internacional; conflictos armados e intervenciones humanitarias internacionales…

 

  • Nuestra profesión es tan antigua como la propia humanidad, que siempre tuvo una gran dependencia de las cuidadoras y parteras. Desde entonces y durante siglos, nos hemos ido adaptando a los cambiantes contextos sociales hasta que hace siglo y medio comenzamos un largo y complicado camino de profesionalización al servicio de las necesidades sociales y sanitarias que siempre pensamos que conllevaría un merecido reconocimiento social que nunca ha existido en realidad.

 

  • Sí se ha reconocido nuestra entrega, nuestra compasión y empatía, nuestra disponibilidad permanente para realizar muchas de las tareas más abnegadas que se enmarcan en los cuidados enfermeros. Siempre se nos ha contemplado casi únicamente a través de esos componentes más “humanistas”, de los que por cierto estamos muy orgullosas, pero nunca se nos ha mirado como lo que realmente somos: una profesión cualificada, universitaria desde hace 35 años, cuyas disciplinas, competencias y prácticas se basan en el método científico y en el profesionalismo y no en la intuición, el voluntarismo y la tradición. Sin embargo, muchos ciudadanos y no pocos médicos y responsables sanitarios piensan que, en realidad, nuestras funciones las podría realizar cualquiera con mucha vocación, bastante capacidad de entrega, una cierta destreza manual y un poco de cultura sanitaria general, debido a la predominancia de un sistema de salud médico-centrista.

 

  • En buena medida ha sido culpa de la propia profesión enfermera. Al fuerte empujón que supusieron los años ochenta para nosotras, para nuestro desarrollo e identidad profesionales, le han seguido 20 años de ostracismo, de silencio, de invisibilidad absoluta. Incluso cuando, en los últimos cinco o seis años, han tenido lugar algunos modestos pero innegables avances legislativos (grado y especialidades), la interpretación más generalizada es que se ha tratado de concesiones poco comprometedoras a la enfermería y no de desarrollos encaminados a facilitar a las enfermeras un mejor desarrollo de sus nuevas competencias y funciones. Y, lamentablemente, no les falta parte de razón porque habiendo nuevos desarrollos normativos no hay en realidad nuevas competencias ni funciones que se hayan globalizado para el conjunto de la profesión.

 

  • ¿Cómo es posible que desde hace casi 15 años estemos formando a enfermeras especialistas en salud mental sin que 15 de los 17 servicios de salud hayan creado las correspondientes plazas de enfermera especialista en salud mental, abocando a la frustración a cientos de profesionales que han dedicado dos años adicionales a formarse como enfermeras especialistas? ¿Cómo es posible que hoy en día la mayoría de las comunidades autónomas convoquen plazas de Formación Sanitaria Especializada para las otras especialidades enfermeras desarrolladas, pero no creen los correspondientes puestos de trabajo de enfermera especialista? ¿Cómo es posible que no sepamos a estas alturas cuál será el campo para las enfermeras de cuidados  generales, tras la implantación final de todas las especialidades? ¿Cómo se explica el paso atrás que representó el anodino marco legal estatal de la “prescripción enfermera” con respecto al decreto andaluz? ¿A qué se debe la infrarrepresentación de la enfermería en las estructuras política y técnicas de tomas de decisiones sanitarias?

 

  • Básicamente, todo ello se explica por el servilismo de nuestra representación corporativa, no sabemos si más desinteresada o incapaz a la hora de defender a la profesión a la que dicen representar. Y por la dejación inexcusable de los servicios de salud y muy en especial del Ministerio de Sanidad: el hecho de que tenga como interlocutor a una representación colegial absolutamente servil y sumisa no es excusa para que dejemos de denunciar su falta de compromiso con nuestro desarrollo profesional. Una falta de compromiso, por cierto, que juega en nuestra contra, pero más aún en contra de las necesidades y carencias del Sistema Nacional de Salud.

 

  • El desarrollo académico y profesional al que ahora accedemos: Grado, Máster, Doctorado y Especialidades, sugiere necesariamente que la enfermería titulada tiene que mejorar sus desarrollos competenciales, sus capacidades funcionales, sus ámbitos de ejercicio profesional autónomo y su afianzamiento en la toma de decisiones en ámbitos compartidos con otros profesionales. De otra manera, no tendría sentido el coste que dicha ampliación supondrá, no sólo para los propios estudiantes en dinero y tiempo, sino, sobre todo, para el contribuyente que la financia en buena medida, máxime en un  contexto de crisis del gasto público.

 

  • Sin embargo, el desarrollo de la enfermería española, aunque ha sido muy exigente, también ha sido desigual: mientras que en algunos servicios de salud la enfermería aún tendrá que crecer “horizontalmente” hasta alinearse con los más más avanzados, en aquéllos con estrategias de desarrollo en cuidados enfermeros con mejor visión de futuro ya no parece posible crecer horizontalmente, desarrollando nuevas competencias y funciones propiamente enfermeras, lo que significa que sólo es posible crecer “verticalmente”, asumiendo dentro de un nuevo marco competencial funciones y tareas que tradicionalmente han venido desempeñando otras profesiones. Eso sí, siempre desde una visión profesional específicamente enfermera, lo cual aportará sin duda valor añadido a los procesos asistenciales en los que se encuadren.

 

  • Ello significa que antes o después, por mucho que las autoridades sanitarias se hagan los ciegos y los sordos, los mapas competenciales tradicionales van a tener que ser revisados y también, por tanto, las aportaciones de todas y cada una de las profesiones que estamos implicadas en el desarrollo de los servicios públicos de salud. Ni los desequilibrios en los mapas competenciales autonómicos y en sus dotaciones de recursos humanos, ni la masificación de los servicios de atención primaria, ni los problemas de sostenibilidad financiera, ni las serias amenazas de quiebra del profesionalismo como eje vertebrador de las conductas profesionales, por exponer sólo algunos de los graves problemas de nuestro Sistema Nacional de Salud, podrán ser resueltos si no se repiensa por completo el sistema y muy especialmente, como hemos dicho antes, en el ámbito de las aportaciones de las diversas profesiones sanitarias, muy relevantemente la medicina y la enfermería.

 

  • Todos estos procesos suponen al tiempo amenazas y oportunidades para nuestra profesión; en ellos se juega su futuro, su apuesta por convertirse en una profesión capaz de trabajar de igual a igual con el resto de los profesionales. Y todo ello depende básicamente de dos cosas: de un liderazgo visionario, capaz de estudiar y analizar el presente para intentar ganar el futuro, y de unas bases profesionales cohesionadas, con la suficiente autoestima y seguridad como para ser capaces de estar muy presentes durante los procesos de cambio que se abran y, en general, en todos los procesos de toma de decisiones en materia de política sanitaria.

 

  • Por eso, quienes firmamos este manifiesto no nos sentimos representados en absoluto por quienes dicen representar a toda una profesión, presentándose como su salvaguarda ética y deontológica; es más, pensamos que a día de hoy constituyen el peor de los problemas, y eso que son muchos, que aquejan a nuestra querida profesión, especialmente por su falta absoluta de liderazgo en torno a directrices académicas, profesionales y legales consensuadas por la profesión, predominando, por el contrario, una política de sumisión al poder político. Hemos, por tanto, puesto en marcha un movimiento que persigue prioritariamente una profunda regeneración moral de nuestras instituciones corporativas y un recambio generacional e intelectual que permita cambiar unas élites profesionales que carecen por completo de las capacidades morales e intelectuales necesarias para reconocer, proponer y liderar los nuevos escenarios de futuro para nuestra profesión y para ser capaz de negociar un nuevo pacto social, político y moral con la sociedad, los reguladores políticos y las otras profesiones sanitarias.

 

Acabamos este manifiesto con cuatro mensajes muy claros:

 

  • El primero es para el poder político y las administraciones sanitarias: La enfermería constituye hoy en día el principal activo de unos sistemas públicos de salud sostenibles y de calidad guiados por un nuevo profesionalismo ético que la enfermería representa hoy en día como ninguna otra profesión. Si quieren garantizar el futuro de los servicios públicos de salud sólo pueden  hacerlo de la mano de más de 200.000 enfermeras motivadas y que sienten que se reconoce de manera efectiva su excepcional aportación a la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.

 

  • El segundo es para la profesión médica: Este manifiesto no representa una amenaza más que para las actitudes y conductas más arcaicas y apolilladas dentro de su profesión. La enfermería del siglo XXI va a trabajar mano a mano con la medicina en una posición, ni dependiente ni independiente, sino interdependiente. Somos dos profesiones tituladas facultativas; las enfermeras tenemos que atender todas las necesidades básicas de nuestros pacientes, entre ellas las derivadas de los tratamientos médicos, concretadas, como no podría ser de otra manera, por los médicos. Pero ello no significa que la enfermería sea básicamente un recurso médico más que se limita a garantizar la continuidad de los cuidados. La enfermería es una disciplina científica, como la medicina, coincidentes ambas en unos mismos entornos asistenciales, pero con unos ámbitos de aplicación especializados que sólo pueden ser llevados a cabo por personal de enfermería cualificado a través de un método científico y el juicio clínico, desarrollado todo ello a través de un proceso: el Proceso Enfermero.

 

  • El tercero es para el resto de los agentes profesionales enfermeros, es decir, los colegios provinciales no alineados, los sindicatos de enfermería, las sociedades y asociaciones científicas, la blogosfera sanitaria, etc: Ha llegado el momento de decidir entre cambio y continuidad, entre pasado y futuro, sin que sea posible ampararse en una supuesta neutralidad sindical o científica. La situación de nuestra profesión no es buena, pero puede llegar a ser mucho peor y por eso ahora ya toca ir más allá de declaraciones retóricas y dar un paso al frente en defensa de nuestros valores profesionales. A aquel lado o a éste, ya no hay puntos neutrales, las élites enfermeras tendrán que definirse definitivamente frente a las bases profesionales y decidir si quieren formar parte del viejo orden o de los nuevos escenarios.

 

  • Y el cuarto y más importante, como no podía ser menos, es para la sociedad y para nuestros pacientes: Las enfermeras queremos que toméis conciencia de que somos profesionales titulados y competentes que queremos y sabemos hacer compatibles la ciencia y la humanidad, nuestros conocimientos con nuestra dedicación. No nos basta con que reconozcáis nuestra entrega y vocación de ayuda, necesitamos el reconocimiento social que creemos merecer como una profesión moderna y capacitada, para acabar con esta ingrata invisibilidad social en la que siempre nos hemos tenido que mover. Cualquier profesión necesita que se le reconozcan sus aportaciones, porque esta y no otra es la verdadera base de la motivación y sólo una enfermería verdaderamente motivada puede garantizar el mejor nivel de calidad y calidez de los cuidados enfermeros.

 

 

  • Quienes nos adherimos a este  manifiesto lo hacemos con orgullo de pertenecer a nuestra profesión y con seguridad y confianza en que estas ideas y propuestas pueden ser compartidas por la inmensa mayor parte de nuestras compañeras y compañeros. Sabemos que el tiempo de las quejas en voz baja ha pasado y que ya es el momento de una verdadera movilización surgida desde nosotras mismas, la enfermería asistencial, y no desde unas u otras élites o intereses.

 

Madrid, 16 de junio de 2011

 

Firmar Manifiesto

Tu nombre y apellidos(obligatorio)

DNI (obligatorio)

Tu email (obligatorio)

52 thoughts on “Manifiesto

  1. Muchas gracias, si me lo permitís me uno a vosotr@s para mejorar el futuro de la profesión enfermera. Orgullosa de mi profesión y responsable en el cuidado que debemos prestar a los pacientes y sus cuidadores.
    Con calidad, calidez, la voz alta y siempre en positivo, aqui me tenéis.
    un saludo rosa

  2. Bien. ya nos hemos manifestado. lástima que no nos escuchen.
    Ya sé que 40 años de vida laboral “no son nada”. Y el tiempo passa sin parar. Me gustaria empezar de nuevo para tener más tiempo para enaltecer nuestra profesión ante la sociedad, pero no descuidemos que: “En tiempos pasados fué capitaneada por los religiosos y ahora algunos lo dejan en manos de la ciencia” Sólo lo indico (sobretodo a los más jóvenes) para que no sigan opr la vereda sin más, confiados en que Dios o la Ciencia los protegerá. Bon coratge. Toni

    1. TONI CARBONEL TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO…NOS HEMOS DEJADO GANAR, EN TODO, PORQUE SOMOS LA MAYORIA MUJERES;CREO QUE HA SIDO EL PRINCIPAL HANDICAP,POR ESO Y PORQUE LA MUJER NO HA LOGRADO YO DIRIA QUE AUN SU EMANCIPACION NI SIQUIERA EN ESTOS AÑOS 2000.AL12..SEGUIMOS DEPENDIENDO DEL JEFE, EL MEDICO,EL SINDICALISTA,EL PRESIDENTA NACIONAL DEL CONSEJO GENERAL,…TODOS LLEVAN DELANLES EL ARTICULO MASCULINO…ME SIGO SINTIENDO DESPUES DE MIS SOLITARIAS LUCHAS UNA CHIADA DEL MEDICO..

  3. Hola he leído el manifiesto y me adhiero a él pero me gustaría comentar algo sobre “el método”.

    Creo que este manifiesto es un buen punto de partida, pero que ahora se dispone de tecnología para una elaboración más abierta y participativa y se disponía de ‘masa crítica’ y contactos suficientes para pulsar la opinión de mucha gente y hacer de esto una gran ola desde su nacimiento.

    A mi, por ejemplo, no me parece oportuno ese “o con nosotros o con los otros” planteado en el manifiesto, un manifiesto o declaración de principios debe conseguir mover las conciencias de quienes tienen capacidad intelectual para observar y decidir sin necesidad de veladas insinuaciones.

    En fin, espero que la participación no se limite a adherirse y pedir difusión y que en los próximos movimientos y acciones se busque (durante un período de tiempo prudencial y limitado) el consenso de los asociados y que no se actúe como tantas veces ha hecho ya gente tan ‘democrática’ como colegio o sindicatos: tu me votas y durante x años te callas la boca.

  4. Buenos dias.
    Me uno a vosotros para denunciar que la enfermería es algo más una “chacha de hospital”, capitaneada por unos amiguetes que nos dan ruedas de molino para comulgar.
    Yo estoy muy pesimista frente al futuro de la profesión, veo con rubor como el inmovilismo y la pasividad nos dominan:” Todos los avances están bien siempre que los luche otro y los disfrute yo”. Esto es lo que yo percibo de la situación enfermera actual, que nadie mueve un dedo pero todos exigimos soluciones.
    Yo siempre me he definido como buena obrera, aquí estoy para lo que me pidais aunque estoy a años luz de vosotros .

  5. Hemos mejorado bastante, y lo digo con una perspectiva profesional de 30 y tantos años; en hospital i en atención primària.
    Hay un handicap importante; renovación de cargos directivos i de gestiòn profesionales, sin mas intereses que una labor bien hecha, tendiendo una mano a la infermeria para mejorar y ponernos al dia ( S.XXI).
    Hay mucho rincon oscuro, con mucho polvo, cerrado durante decadas.
    Hay que abrir, airear, sanear, recomponer, estructurar …

  6. Yo entiendo que no existen veladas insinuaciones en el manifiesto en su actual redacción. Dice lo que dice e identifica en su génesis, de una forma evidente lo que consideramos actitudes que suponen un verdadero y necesariamente superable lastre para nuestra profesión.
    No plantea, asépticamente afrenta alguna contra institución concreta. Sino en contra de actitudes ya anquilosadas en el tiempo y que son las que deben girar in extremo hacia
    una regeneración que les devuelva la confianza perdida. Cualquier proyección hacia adelante pasa por encima de las mismas, por ello se está de ese lado o de “este otro”. E identemente del que consensuemos
    entre todos a través de cuantos medios se nos ocurran. Se os ocurran a todos vosotros. Tenemos que aprocechar el movimiento sin volver a consentir que nadie se apropie del mismo. Un saludo.

    1. no entiendo cuando se va echar al presidente del colegio de enfermeria de badajoz, ya que esperemos q no se vuelva a separar ya que como lo haga pondra a otro familiar y ahora, tienen trabajando a la mujer del hijo, que es abogado de ese colegio, hay que ver, con la crisis ni las empresas familiares tiran como esta, donde iran 100.000€/mes.
      y eso si el edificio pagado.
      las cartas las manda , la de a candidatura, cuando te llegan , ya ha pasado el plazo, y elecciones a presidente en agosto, tan solo una persona de las que trabajaba alli no erafamilia, pepe el hombre descanse en paz, y ahora ya esta toda su familia, claro la uniquita que de esa forma la puede respetar, ya que nadie, tendra esa capacidad, su mujer , su ex-mujer- su cuñado, su hijo , su nuera y cuando el pequeño sea mayor, tampoco conocer lo que es el paro, por dios alguin va a hacer algo, que esto no es una tienda privada, en donde el empresario , emplea a su familia, que se paga un dinero, para que o quien?

  7. Estoy de acuerdo con que se han realizado muchos cambios en 30 años; aun así la enfermería ha ido acorde con los tiempos, y se ha formado excepcionalmente; antropología, máster, expertos, derecho, sociología, fisioterapia, terapeuta ocupacional etc….; quien no conoce a enfermeros con un curricular interminable; sin embargo nuestro estatus nunca ha estado legitimado ni social, ni políticamente. Hemos crecido horizontalmente, pero apenas verticalmente. Y pensar, que no somos minoría dentro de sistema sanitario. Nos dan complementos, productividad, carrera profesional (y luego no lo quitan); pero en el fondo somos líderes con motivaciones y vocacion.Mi punto de vista en este momento parte por el equipo, por la unidad enfermera, por el grupo que trabaja en una planta de hospital en un equipo de salud; visibilizado aquellos lideres que quieren y pueden. El consenso en protocolos, la definición de planes de cuidados, la especialización enfermera. Unir el estudio de la povidona yodada con el mayor conocimiento que tenemos; ” la experiencia humana”.
    No me quiero olvidar de nuestros gestores, supervisores y responsables. Estoy de acuerdo que el partidismo y servilismo de los mismos, ante gestiones tomadas por la esfera medica, frenan y condenan profesionalmente a los enferm@s a la invisibilidad y son ejemplo arcaico que limitan, desmotivan y frenan el progreso. Quiero un líder, un compañero, un gestor, con principios y valores, con objetivos claros, formado e inteligente. No me refiero a cortar cabezas ( bueno…..); si no ha mejorar y estar dispuesto a mejorar; y si no que dejen a otros

    Sé que son malos tiempos para los héroes; pero se puede: jornadas, encuentros, dialogo. Hay que sacar lo mejor de uno mismo cada en el trabajo y ser ejemplo: Quiero saber, Quiero ser.

    Gracias, critícame y seguiré aprendiendo,

    1. Creo que me has pillado muy bien lo que queria decir.
      De servilismo, por puto interés personal( conservar “el sillón”), ha habido mucho, mucho, mucho….i no por culpa de la gestión médica, en esto discutiria contigo.
      Nos ha faltado integridad, principios,profesionalidad…a los otros quizás tambien, pero no es escusa.
      Los sindicatos; totalmente inútiles, ya no tienen nada que hacer; han demostrado su desfase, inoperancia i lo que quieras decir.Lo mas sensato es que con lo que cae se pongan a TRABAJAR, pero de verdad.
      Un saludo !

  8. Hola:
    Me ha resultado muy grato el poder leer este manifiesto, creo y lo he creido simpre que las enfermeras al no estar ni en el poder ni en la politica nuestra voz no llega a donde tiene que llegar, para que se produzcan cambios.
    Cuando se establecen grupos de trabajo simpre la proporcionalidad de representantes esta en inferioridad, y cuando se concluye simpre es a favor de un mismo colectivo.
    Creo que estos problemas son de género, creo que no se nos ve efectivamente como una disciplina que da valor sino que somos “esas” a las que quieren seguir diciendo lo que tienen que hacer, por que como ha comentado otra persona las que actualmente estan en mandos venimos de donde venimos que ya se encargaron de grabarlo en las actuaciones y comportamientos en las diferentes escuelas de enfermeria femeninas.( articulo ” Por qué somos como somos”)
    Creo que no se nos tiene que olvidar, para hacer el cambio nosotras somos las que nos tenemos que creer lo que somos y lo que representamos para poderlo trasmitir.un saludo, y muchas gracias por haber creado este foro.

  9. Coincido con vosotros en que la cosa ha avanzado, como toda la sociedad en su conjunto, yo desde luego en mis 15 años de trabajo no he visto nada a mejor. Intentar trabajar a partir de planes de cuidados es en lo único que yo he visto mejora, y encima hasta en esas tenemos a propias compañeras pisoteandonos.El servilismo sigue siendo brutal, en la gestión de los recursos de un hospital pintamos menos que cero, si no somos suficientes para realizar el trabajo con un mínimo de calidad no le importa a nadie, se prefiere que salga el trabajo “como sea a costa de la calidad enfermera”.
    Sufro con gran dolor como nuevos doctores , formados a nuestro lado ,se cabrean porque no les imprimimos un informe de alta, para eso servimos señores, aún ahora nos ven como unas meras secretarias.
    Hace dos semanas ,va una médica y me suelta con todo su morro que hace cosas que no son suyas también:” pasar visita sin enfermera”. Y eso solo es cuando no podemos ni con las gafas. Y tuvimos una sonada discursión a raíz de esto a las 3 de la mañana , os lo podeis imaginar.
    Somos invisibles, no nos sabemos hacer ver, yo la primera que le he enviado el manifiesto a mis contactos y aún no me ha dicho ninguna que lo haya firmado!!!!(Espero haber convencido a alguien)

    1. Quizas uno de los aspectos de la problematica se encuentre en estereotipo de la enfermera servil, cuidora de la familia,complaciente con el medico. Sin embargo tenemos un estatuto marco, un desarrollo de las especialidades, y un marco teorico y conceptual que a la contra aon la disciplina medica esta en sus inicios; por lo menos desde el punto de vista politico-social. Sin embargo pienso que visibilizar las dichas problematicas de genero, de relaciones de poder, dentro de nuestro trabajo és y seguira siendo la tonica. Yo trato de autoanalizarme cada dia, hacerme preguntas y potenciar mi autoestima y valor en el trabajo, ¿que es el estatuto marco?, ¿el derecho al trabajo en igualdad de oportunidades?¿y el codigo deontologico?¿permisos y licencia del personal estatutario?; etc. Estar preparado para relacionarme con todos los agentes sociales dentro del ambito laboral ( ya que ni sindicatos, ni ciertos resposables-supervisores) estan preparados.Se puede tener mayor o menor concocimiento; pero sin duda la mejor arma de la enfermeria y lo que despierta tantas tensiones, es nuestro potencial. Y lo saben, estoy seguro, y si lo pensais seriamente, a cualquier gestor o directivo que lo piense friamente le da miedo.

      PD: Con todo mis respetos al compañero medico; preguntale si es titulado en enfermeria. Creo que no; de modo que se dedique a realizar su trabajo como medico y si tiene algun problema que lo plantee a su superior.Su problema es personal, educacion, autoestima, infravalorado, desmotivado, familiar….quien sabe, como todo el mundo claro.

  10. Ha sido una sorpresa recibir este manifiesto, con el que estoy de acuerdo en lo fundamental, por eso lo he firmado. A ver si a la enfermería se nos contagia ¡por fin! el espíritu de rebeldía de los tiempos actuales.

  11. Me encanta este manifiesto!!
    Me gustaría que dejase impronta y que sea la semilla de un trabajo diario de “quererse” a uno mismo dentro de su consulta o su planta, o su “lo que se tercie”, de no olvidar el objetivo final de nuestro quehacer: el paciente, usuario, etc (familia, entorno, todo eso) y que el trabajo en equipo es mucho más productivo y gratificante, aportando y desde una perspectiva colaboradora y sumativa, que restando o peleando a ver quién es más “chupi”.
    Reivindico la autocrítica, para crecer y ser mejores,individualmente y como colectivo.
    … y que voy a difundir el manifiesto: no es que me adhiera, es que “me velcro”. Muchas gracias!!

  12. Hi estic d´acord, la infermera/infermer té en compte tota l´esfera de l´individu, es a dir, veu a la persona com un ésser psicosocial.
    Com molt bé dieu la infermera/infermer va fen com una formigueta i el seu treball apenes és valorat, ja és hora de fer-nos sentir.
    Gracies per aquest manifest.

  13. Hola a tod@s:

    El manifiesto genial, estoy de acuerdo completamente. Además de firmarlo, lo pasaré a todos mis contactos enfermeriles y le daré difusión. También considero que a veces la culpa es de nosotros mismos que permitimos que nos “pisoteen” otros colectivos (médico sobre todo) y acabamos siendo las “chachas” del hospital, que lo mismo te imprimen un informe de alta, como decían, o van detrás del médico pasando visita, una pérdida soberana de tiempo, cuando la mayoría de las veces infravaloran tus opiniones como enfermer@, si es que te las preguntan alguna vez… En fin, a ver si mejora todo esto. Saludos.

  14. Enhorabuena a todos los impulsores de esta iniciativa, por el esfuerzo y el coraje. Comparto el espiritu del Manifiesto y creo que es un punto de partida excelente que resalta casi todos los “grandes temas” de nuestra Enfermeria.

    Por lo que a mi respecta, y apoyandome en la sostenibilidad mencionada y en el compromiso que como enfermeras debemos mantener para con el uso eficiente de los recursos, solo rogaria que no se olvidase la emigracion forzosa de profesionales sanitarios que entre todos formamos y financiamos, y que representan un derroche que nunca nos hemos podido permitir y aun menos fomentar. Sobre esta situacion, hace tiempo que nuestros representantes no opinan…

  15. Gracias a todos por el apoyo… Ahora mismo estamos en periodo de difusión del manifiesto pero hay que concretar acciones ya contundentes, aunque estamos en mala época cara al verano… En breve abriremos un gooledoc donde todos podremos proponer iniciativas e ideas para poner en marcha acciones concretas desde la asociación por y para la “visibilidad” de la enfermería de este país y el protagonismo que debe tener en las instituciones como mayor colectivo de la sanidad española…
    y Enrique Castro (no se si sigues con la asociación de enfermeros en el extranjero?…) no sabes bien como está la situación aquí… si había emigración forzosa antes… te aseguro que ahora se va a incrementar… Dudo mucho que los recién diplomados de este año trabajen, cuando no trabajaron ya los del año pasado…

  16. Hola a tod@s:

    Estoy de acuerdo con el manifiesto, me gusta mucho la parte que menciona la enfermería en otros campos, no sólo el asistencial en España, aunque es la mayoría, yo hace 2 años que no me acerco a un paciente como tal y mi experiencia laboral anterior ha sido la mitad en otros países, ahora trabajo gestionando proyectos de cooperación y desarrollo en Africa y no es que me importe demasiado,pero si un día decido volver……imaginaos mi situación, como si acabase de salir de la carrera………..tanto hablar de los distintos campos de enfermería y hay alguno que no están reconocidos, como si desaparecieses de la profesión y volvieses al cabo de los años……si la enfermería puede abarcar tantos campos, como es mi opinión, que la experiencia se reconozca también.

    Respecto a las competencias……..creo que la enfermería española a través de colegios y representantes, se ha centrado mucho en avanzar como decíais verticalmente, a mi no me parece que se haya hecho poco en ese sentido, a veces, tengo la impresión de que se motiva demasiado desde las asociaciones profesionales la adquisición de competencias que hasta ahora eran de otros profesionales sanitarios…..y me parece bien, pero creo que hay que avanzar mucho más en el campo del cuidado y de las relaciones humanas…….creo que hay un gran déficit en habilidades de mediación, conocimientos de psicología y de antropología del dolor, gran desconocimiento de otras culturas y de metodoologia pedagogica…y creo que viendo la realidad actual…..se debe hacer muchísimo en este sentido para poder cuidar la salud de la población, desarrollar un enfoque mucho mas preventivo, educativo, reivindicar enfermería en los centros educativos, que no sea asistencial, si no educadora en salud….

    Pero estos son temas a tratar con debates posteriores, lo dicho, me ha alegrado mucho leer el manifiesto y apoyo esta iniciativa con entusiasmo….

    Un abrazo!!
    Muchas gracias por dar el paso….

  17. +Mi impresion es que somos cada vez mas competentes en todo, pero no tenemos autoridad en nada, ni siquiera en aspectos tan habituales en Enfermeria como las vacunas, las curas…. Nuestra autoridad, solo esta basada en aquello que ocupa el 5% de nuestro tiempo: los Dx,Nanda i sus planes de curas, el 95% restante es responsabilidad y competencia directa aunque delagada del medico.Es decir: de hecho podemos hacer y probablemente haremos casi todo, de derecho, no tenemos y no tendremos autoridad sobre nada… y ¿Por que? la respuesta es larga y compleja pero reivindico otro 15-M para Enfermeria, como forma de poder debatir ,poner en comun y reivindicar el reconocimiento de nuestras competencias y derechos, que creo aun estamos a tiempo…..

  18. Ha durado el manifiesto en el tablon de mi CEP 2 semanas; alguien no quiere que pensemos o se ven en el derecho de limitar las libertades expresión de nuestro estamento. En fin, volvere a poner el manifiesto en el tablon delCEP de Orcasitas, Hº 12 de octubre. En cuanto a la mala epoca del verano: algunos no podremos salir de vacaciones este año. De modo que marquemos los items para para tratar y seguro que se nos ocurriran lineas de actuación. Visibilizar….genial: cartas de presentacion de la asociación a colegios de enfermeria, concejalias de cultura y educacion de grupos politicos, asociaciones del paciente, farmaceuticas, medios audiovisuales, direcciones de enfermeria de hospitales etc… de los micro a lo macro..empecemos.

  19. Estoy totalmente de acuerdo con el manifiesto y lo apoyo rotundamente. Desde el siglo XIX, numerosos compañeros han luchado para que la Enfermería sea “VISIBLE”, tenemos el derecho y la obligación de mantener tan preciado LEGADO.
    Fin a la PASIVIDAD, OSTRACISMO, CONFORMISMO, SERVILISMO, hagamos VISIBLE la Enfermería demostrando como PROFESIONALES quien somos y que somos para la Ciudadanía en la sanidad. Compañeros actualmente estamos es el punto de inflexión en el cual no podemos dar la espalda a la amena que se avecina para nuestra profesión llamada “BORRADOR DEL DECRETO DE UGC”. Un saludo

  20. Gracias Lilita, el proyecto de ADEX hubo de ponerse en un parentesis, puesto que despues de 5 años nos quedamos sin apoyos y energia. Por eso os agradezco la energia y la ilusion que habeis puesto. Curiosamente, quizas la distancia nos permita a los emigrados un poco de “objetividad” a la hora de reflexionar sobre la situacion de nuestra Enfermeria…

  21. Gracias compañeras y compañeros por la oportunidad que nos brindáis al resto de poner las cosas en su sitio. Lo que me preocupa es que son un gran número de enfermeras las que desconocen esta realidad, por lo que es labor de tod@s comunicar quienes somos.

    Un fuerte y cariñoso abrazo desde Córdoba. CAPITAL MUNDIAL DE LA CULTURA

  22. Las enfermeras y enfermeros somos algo mas que la “criada” del medico.Somos las manos del sistema sanitario,las que se ocupan del bienestar del enfermo,de su cuidado integral y ya es hora que dejemos de ser invisibles y que sea el medico quien se lleve todos los honores cuando un paciente supera un proceso de enfermedad.Sin nosotros eso nunca seria posible.
    El manifiesto reproduce fielmente el sentir de toda la profesion enfermera. Gracias COPAÑER@S.

  23. Buenas tardes a todos, estoy emocionada con el manifiesto, toda mi vida profesional que ya son algunos años… intentando transmitir día a día el sentir de la profesión. Os he descubierto por casualidad y me habéis emocionado. Creo que desde la base tenemos que tener fuerza para tratar de conseguir los objetivos de nuestra disciplina, medir el impacto del cuidado que proporcionarnos a pacientes y cuidadores. El hospital es un lugar inhóspito para el cuidado, realizando el 90 % de nuestro trabajo enfermero en tareas interdependientes que no tenemos tiempo de registrar si quiera como tales. Sin embargo no debemos de rendirnos y embaucar al resto de compañeros en la tarea, compañeros que no creen en ello, unas veces por no asumir responsabilidad y otras por desconocimiento, pero trabajando día a día en la importancia del hecho de cuidar y del registro de nuestras intervenciones conseguiremos que algún día una disciplina ocupe el sitio que le corresponde.
    Estoy con vosotros y enhorabuena por la iniciativa.
    Una enfermera desde Granada.

  24. Me adhiero como no!!!!, pero como ha dicho un compañero en un comentario, espero que sto sea el principio de una serie de acciones y que no se quede en papel mojado. Sé que de aguna manera hay que comenzar, y el manifiesto me parece genial, pero que esto siga adelante.

  25. Ya no estoy en ejercicio pero trabajé durante 40 años,fuí la mujer más feliz,ocupé siempre cargos de responsabilidad,luchamos siempre por mejorar nuestra profesión y tener derecho a mejorar como todas las profesiones.Ahora parece que aunque lentamente se va consiguiendo bastante pero aún falta mucho de reconocer en nuestra importante profesión.Soy de León pero ejercí muchos años en Burgos donde vine a inaugurar la ESCUELA DE ENFERMERÏA que hace pocos días hemos celebrado las BODAS DE ORO.

  26. Felicito esta iniciativa que comparto plenamente y acabo de firmar. ¿Como nos ven? ¿Como nos vemos? Para poder influir en la primera pregunta tenemos que estar convencidos de que la segunda está llena de profesionalidad. En las encuestas que hace la población, la enfermería salimos muy bien evaluada, solemos tener la nota más alta. BIEN. Hemos mejorado en la formación, somos más competentes. ¿Qué falla? Supongo que varias cosas, una de ellas que no manifestamos nuestra opinión sobre las políticas sanitarias más adecuadas. ¿Damos alternativas? ¿Las tenemos elaboradas? Hay tema de debate para rato. ¿Por que no imaginamos escenarios posibles, económicos y reales en tiempos de crisis y los hacemos públicos?

  27. Hola, soy de México, y quiero decirles que este manifiesto aplica perfectamente a nivel mundial, las enfermeras en México tenemos un choque de paradigmas ya que estamos formando profesionales con este enfoque de “interdependiente”, y al llegar al hospital se encuentran con enfermeras que siguen siendo serviciales y hasta serviles al médico, es importante mencionar que somos nosotras las enteramente responsables del trato que se le da a nuestra profesión, desde nuestro ejercicio profesional para que la enfermería sea reconocida, cada uno de sus miembros debe demostrar los conocimientos adquiridos con fundamentación, así como manejar el juicio clínico como principal elemento de avance dentro del ejercio profesional. No solo en el hospital debemos luchar por ser respetadas, sino tambien a nivel social, no se si en España, pero en México todavía escuchamos a los locutares de radio y televisión llamando “oficio” a la enfermería cuando se nos quiere felicitar en el día de la enfermera, son paradigmas que debemos cambiar, cada una desde nuestro nucleo o campo profesional, familiar, y social.

  28. A mi juicio las actitudes sumisas de las enfermeras, sobretodo en el medio hospitalario, se deben, además de a la construcción de género (femenino) de nuestra profesión, al lastre de la Cultura Organizacional heredada de la Dictadura, época en la que se crearon los primeros hospitales en España, de donde se mamaron los valores que hoy sustentan el poder de la clase médica y la sumisión de la Profesión Enfermera, agravadas por las actitudes de unas líneas jerárquicas que no representan los intereses de la profesión y que no ejercen el poder que les corresponde. Así encontramos entre los enfermer@scon lo que se llama indefensión aprendida (los colegios y los sindicatos tampoco quieren complicaciones), falta de apoyo social, ambigüedad de rol y poca autoestima a la hora de defender nuestros derechos y dignidad .Para poder poner soluciones a todo esto que nos afecta y que tod@s hemos identificado aquí propongo partir de un estudio sociológico de la profesión, en sí misma y en su relación con otras profesiones, y la sociedad en general, a niveles macro, micro y meso. De esta manera podremos identificar qué actuaciones y actitudes debemos abordar para poder ocupar el lugar que nos corresponde con la autonomía propia que nos otorga la LOPS.

  29. Muchas veces nos valoran los pacientes, no nos respetan los médicos que secreen que tienen en nosotras a una secretaria (cosa que aún les estamos permitiendo,por ejemplo haciéndoles recetas en AP)y por si fuese poco l@s auxiliares en muchas ocasiones se creen con derecho a ningunearnos..(sobretodo en el sector privado)
    Somos posiblemente la profesión que más sufre el intrusismo profesional.

  30. Sucede en todos los confines de la tierra, yo soy de buenos aires Argentina y aquí hacen lo mismo con nosotras, reconocidas por los pacientes, eso es lo más reconfortante, pero nos gustaría que nos reconocieran el sacrificio, las largas noches lejos de los hijos y flia, la dispoción total que tenemos, pero no, somos los ma´s mal pagos del mundo.

  31. Yo también os he descubierto por casualidad y me ha sorprendido muy gratamente. Una compañera y yo solemos hablar mucho de este tema, indignadas por tener que soportar una ubicación profesional mucho más inferior a la que nos corresponde, ninguneadas por otras profesiones que se llevan los meritos de su y de nuestro trabajo. Pero en la actitud de la gran mayoría de compañeros solo veo pasividad, conformismo por no querer asumir nuevas responsabilidades y envidias con zancadillas cuando alguien toma la iniciativa de dar un paso adelante. Ya me gustaría que esa mano que habeis elegido como seña de identidad del manifiesto la plantaramos con tanta fuerza sobre las mesas de los acomodados gestores sanitarios, que revolvieramos sus conciencias y su mirada hacia nosotros, y nos vieran tal y como somos, y no como les interesa vernos: masa de trabajo a su servicio. Pero eso no ocurrrirá nunca porque no les interesa. Hasta que nosotros no nos hagamos ver no nos verán, hasta que seamos conscientes de que debemos de estar unidos y ser verdaderos compañeros entre nosotros eso no pasará.
    Me uno al manifiesto

  32. Aunque tarde pero me adhiero,todo sea por nuestra profesion inigualable,inconfundible,indestructible,inalienable,impagada y todos los prefijos que quepan en ella.Somos de otra pasta,y ahi estamos al pie del cañon como siempre y aveces nos conformamos con una simple sonrisa de uno de nuestros pacientes,nos llena mas que cualquier otra gratificacion.

  33. Siento haber tardado tanto en ver este foro… Lo he leído y me parece muy bien. Yo también me adhiero.
    Creo que Enfermería debe tener un sitio propio y no a la sombra de otras profesiones. Quiero y deseo que por fin se reconozca nuestra labor y podamos llevarla a cabo sin que nadie nos ponga palos en las ruedas porque cree entrever en nuestras intenciones fines que ni nos planteamos. Nuestro único fin es realizar nuestra labor con autonomía y con plenas facultades legales… Todo lo que posibilite eso, bien venido sea.
    Cuidar es un concepto muchísimo más amplio que tratar y muy gratificante.
    Lola Montalvo

  34. Firmo y difundiré. Es una profesión que no ejerzo pero admiro, y me sorprende muchísimo que no sea tratada con el respeto que merece. He pasado unos días en un hospital acompañando un paciente y he notado ya no una falta de gratitud sino incluso de respeto por parte de algunos pacientes y de sus familiares hacia la labor de las enfermeras. Lamentable.

  35. Yo no he firmado el manifiesto, porque lo suscribo en muchas cosas, pero no creo que debamos advertir ni hablar de otras profesiones.
    Nosotras tenemos mucho por resolver.
    El Grado, Master y doctorado son importantes y otra cosa es, ¿como se gestiona?.
    Creo que hay que hacer nucleos de enfermeria abiertos y conectados entre todas las enfermeras del mundo y hay mucho por hacer.
    El for es una buena inciativa

  36. ESTOY DE ACUERDO CON EL MANIFIESTO Y SOBRE TODO CON LA ESPECIALIZACION,NO SOMOS CHICAS-OS PARA TODO, IGUAL QUE EN MEDICINA NO SON MEDICOS PARA TODO CADA UNO EN SU CAMPO DE TRABAJO DONDE ADQUIERE MAS EXPERIENCIA Y HABILIDADES PARA DESARROLLAR SU DIA A DIA,LO QUE OCURRE ES Q EL SISTEMA DE TRABAJO NO FAVORECE A TODOS LOS PROFESIONALES X IGUAL Y DEBERIAN DE CAMBIAR DESDE MI PUNTO DE VISTA LOS TURNOS EN PERSONAL HOSPITALARIO ,HAY MUCHO CANSANCIO EN MUCHOS DE ELLOS Y DEBERIAN ADAPTAR MEJORAS, NO HABRIA TANTA EVASION DE PROFESIONALES CON MUCHA EXPERINECIA EN HOSPITAL A OTROS SECTORES PARA LOS CUALES CREO QUE NECESITARIAN TIEMPO DE ADAPTACION

  37. 27 años de profesión…No cambiara nada…He visto correr tanta agua bajo el puente…Fuimos , somos y seremos, personal al servicio del medico. Una vez reconocido eso, asimilado y aceptado, encontramos nuestro lugar y disfrutamos de nuestra profesión.
    La demostración REAL en el reconocimiento a nuestra profesión, seria la igualación de nuestro salario mas o menos a los del personal medico…y eso nunca pasara. Mientras tanto, disfrutemos de ser una pieza tan importante en esto de la salud publica.

  38. Os he descubierto hoy. Gracias por estar ahí. Quiero dejar reflejado mi desánimo actual. Llevo 36 años trabajando, (actualmente en CLM) empecé como “ATS”, seguí como “DUE”, espero obtener la especialidad de Enfermería Familiar y Comunitaria, el Grado y…
    Siempre he intentado avanzar, conocer, investigar…
    Y ahora me siento parada, como si se me hubieran acabado las pilas. ¿Motivo?: Somos invisibles, no existimos. Se está desmoronando el sistema sanitario y para lo único que servimos es para recortar puestos de supervisores, mandar a la calle a compañeros correturnos, ampliar agendas realizando el trabajo de los compañeros que libran por derecho, o que tienen una IT, o… ¿Y nosotros qué hacemos? Nada.
    ¿Cómo hacernos oir?. Si podeis aportar algo, gracias.

Deja un comentario